martes, febrero 03, 2009

LOS AMIGOS DEL UNICORNIO: Sobre la nueva edición de El Ultimo Unicornio y la historia detras de él



Antes una confesión. Heme aquí que iba a escribir un post sobre la nueva edición de EL ULTIMO UNICORNIO de Peter Beagle (de hecho ya había escrito hace mucho tiempo un post sobre el tema al que puedes llegar por aquí) pero resulta que Laura ya había posteado un interesante comentario sobre esto en su www.lacasadeaisling.blogspot.com así que me dije: ¿Y ya para que me mato si aquí está todo? ¡Mejor lo copiaré! Y aquí está la copia tal cual. Léanla y lean el libro.


Fue una sorpresa muy agradable, y me dio una alegría inmensa encontrar, en la librería Gandhi de Guadalajara, una nueva edición de El último unicornio, de Peter S. Beagle. No sólo porque se trata de una de las mejores novelas de fantasía, una verdadera joya, sino porque cuenta con una nueva traducción de Martínez Roca (lo que me hace concebir esperanzas con las publicaciones de Planeta, en lugar del mal sabor de boca que los últimos tiempos han dejado los tacaños que adminstran ahora Minotauro), mucho mejor que la que esta misma editorial produjera hace unos veinte años. El libro cuenta, además, con un nuevo prólogo de Beagle, con el relato ganador de los premios Hugo y Nebula Dos corazones, una especie de continuación (más bien epílogo) de la novela misma, precedido por unas palabras de Connor Cochran, agente de Peter Beagle; es una edición mucho muy bonita y se imprimió en México.

Muchos conocimos El último unicornio por la película animada de Rankin and Bass en la que el mismo autor adaptó su novela, y que en México anduvo rondando en matinées y sobre todo en televisión abierta por allá de los ochenta, precisamente durante los años en los que una servidora andaba en su etapa mamona-antifantástica (pueden leer un poco más al respecto en mi autobiográfico tolkienioso Veinte años). Por supuesto que fruncí la nariz y expresé en voz alta mi desprecio por semejantes “tonterías” cuando vi el corto por lo que entonces era Imevisión (el canal estatal), pero terminé viendo la película en alguna repetición posterior, a escondidas, y no pude creer que los dibujitos infantiles del mismo estudio que nos diera entre otras cosas Thundercats pudieran contar una historia tan madura. Cuando, años después, pude por fin conseguir y leer el libro, mi fascinación quedó intacta, pero mi amor se inflamó hasta el cielo.

Ahora bien; sí, el libro es buenísimo, la edición nueva no es barata pero vale MUCHO la pena; no me voy a cansar de recomendarlo, y con el tiempo pondré aquí una reseña. Pero me gustaría contarles antes algo que, si son fans de El último unicornio pero también si apoyan que en este mundo la gente reciba lo justo por su trabajo, les va a interesar. Connor Cochran menciona esto muy discretamente en su miniprólogo a Dos corazones, pero lo que voy a poner aquí está extraído de la página de su editorial, Conlan Press, y de varias newsletters que una servidora estuvo recibiendo.

A pesar de su gigantesco talento, y de todos los años que lleva cautivando y conmoviendo con él a mentes de todo el mundo, Peter Beagle no es un escritor rico. Es más; a lo largo de toda su vida (ahorita andará por los setenta años) ha tenido serios problemas económicos. ¿Por qué razón? Pues la verdad porque el señor es demasiado buena persona, de ésos que le dicen a uno “no te apures, págame cuando puedas” y se atienen a las promesas de gente que no tiene otra intención más que aprovecharse de su buena voluntad.

No me enteré de qué tan grave estaba la cosa sino hasta que Connor Cochran lanzó una convocatoria abierta a los fans de Beagle para que ayudaran con algo de dinero para poder solventar los gastos de la enfermedad de su madre, Rebecca Soyer. Espero que muchas personas hayan podido donar cuando menos la mitad de lo que envió una servidora, que no fue mucho la verdad (recién acababa de perder mi trabajo de planta). La señora falleció; y bueno, ya se esperaba, porque estaba muy ancianita y enferma, pero lo que salió a la luz a continuación fue con lo que, como decimos en español de México, no me la acabé (es decir, no podía entender).

Peter Beagle contribuyó en la adaptación cinematográfica de El Señor de los Anillos de Ralph Bakshi. Nunca me he cansado de despedazar esta versión, porque la verdad es que está muy mal en muchos aspectos, pero alguna vez leí en una entrevista con Beagle, un gran amante de la obra de Tolkien, que lo que se hizo fue a la prisa y sobre el trabajo de un muchacho universitario que de hecho elaboró el guión. Como sea, el productor de esta película (y de las nuevas) Saul Zaentz únicamente le pagó a Beagle su “asesoría” y, cuando llegó la hora de que le cobrara todo lo demás en lo que habían quedado, se echó para atrás.

Las regalías que el autor recibe por la venta de sus libros son una ridiculez, y como no es un escritor muy prolífico (se nota en cada línea que hace que es un perfeccionista) el dinero no fluye como debería. Para empeorar la situación, Beagle ha recibido ni un centavo de la compañía que distribuye su película El último unicornio, con todo y que las ventas en DVD no han sido nada despreciables.

Muy bien (comienzo a llenarme de rabia mientras escribo esto); algunas personas no están hechas para brillar en el mundo de los negocios, sino sólo para realizar su trabajo, y hacerlo bien. No es a esas personas a quienes se debería de criticar y señalar, sino a tanto idiota que hace negocio con el talento ajeno. Salvo en el caso de Saul Zaentz, el sitio de Conlan Press pide que no se mencionen nombres (por aquello de que se están negociando arreglos), pero les aseguro que todos nosotros tenemos en mente a más de dos o tres.

Ahora, lo lindo de la situación: Connor Cochran había sido fan de El último unicornio desde recién llegado a la adolescencia, y cuando por fin pudo conocer a su escritor favorito, literalmente se horrorizó al ver por lo que estaba pasando. Entonces decidió ofrecerle sus servicios como agente (como “administrador de negocios”, dice él) y a partir del 2001 (creo) abrió Conlan Press y comenzó a comercializar diferentes productos de Peter Beagle. En su sitio pueden hallarse, entre otros artículos, varios libros del autor, mas litografías de las películas, un disco que el señor Beagle grabó con un amigo en 1962 y donde interpreta varias melodías, incluyendo una mexicana; Conlan arregló también con Lionsgate, la compañía que reeditó la película por su 25 aniversario, que le pasaran copias para vender. Más de la mitad de las ganancias del sitio van para Peter Beagle, y el propósito que se tiene ahorita es demandar o al menos llegar a un arreglo con las compañías que le deben dinero, y que por alguna razón no se lo han querido dar (¿”decencia”? ¿Y eso qué es?), aunque todavía falta terminar de pagar mucho de la deuda que dejó el fallecimiento de su mamá.

Así que ya, para terminar con esto, quisiera pedirles montones, montones de favores. Si son fans de Peter Beagle, por favor vayan al sitio de Conlan Press y lean sobre él. Podrían encontrar en la tienda algo que les interese; ahí pueden descargar gratis los dos primeros capítulos de El último unicornio en audiolibro, leídos por el mismo autor y con musiquita. Si tienen planeado comprarse la versión del 25 aniversario de El último unicornio, háganlo ahí; viene con nuevos documentales y subtítulos en español; tal vez cueste un poco más, pero podrán incluso conseguir un autógrafo peronal del autor. Si se les presenta cualquier oportunidad de conseguir cualquier cosa de su material pirata, NO LO HAGAN, y convenzan a tantas personas como puedan de lo mismo. Compren y disfruten la nueva edición en español, que se publicó de acuerdo con el autor. Y si tienen paypal y les sobra algo de dinero, donen un poco; sólo acuérdense de sumar treinta centavos de dólar y el 2.9 por ciento de lo que den a la cantidad que envíen (por los gastos de cobranza).

Por lo pronto, una servidora está pensando en juntar un poco de extra para adquirir la película, y también conseguir un ejemplar de un libro de relatos nuevo, Strange Roads.

Sobre Dos corazones, ya les comentaré en menos de lo que se lo imaginan.

2 comentarios:

Gabriel dijo...

¡Hola, Gabriel! Soy "Deckard", de Audiovisual Reviews. ¡Cuánto tiempo!. Acabo de retomar el blog con nuevas energías ;) Mira por donde, el otro día vi el libro en la fnac y me planteé si comprarlo o no, pues me tenía buen aspecto. Tras leer esto, veo que mi instinto no me traicionaba :) Hoy mismo me hago con él. ¡Un saludo!

Bienve Prieto dijo...

Qué alegría leer que hay bastantes fans españoles entre las filas de seguidores de Peter S. Beagle :-)

Os paso mi blog, que está enteramente dedicado a Peter y donde recibo apoyo suyo y de muchos de sus fans en EEUU:

http://petersbeaglefanblog.blogspot.com/

Espero que lo disfrutéis tanto como yo.

En cuanto a la novela, realmente me decepcionó un poco la traducción española. Me quedo con la alemana y la versión original :-)

Un abrazo a tod@s!