miércoles, mayo 25, 2005

MIERDA IMPERIAL

Image hosted by Photobucket.com

La siguiente crítica de la tercera y ultima parte de LA GUERRA DE LAS GALAXIAS que sigue a continuación, no la escribi yo, sino una amiga, que por cobardica, se niega a dar su nombre ;).
La verdad, estoy de acuerdo con ella en muchas cosas. En lo particular, la película no me pareció realmente mala, pero si olvidable, que a lo mejor es peor. A mi, no me llenó espectativas, claro, si es que tenia alguna (desde la parte dos se sabia que nada se podia hacer por el pobre enfermo).

"En verdad os digo. La pelicula es dolorosamente mala. Los personajes quedaron como caricaturas de si mismos, especialmente ObiWan y Padme, Anakin ya se veia que no tenia mucho futuro, en realidad, lo mejor que le pudo haber pasado es lo de la mascara... La verdad, el principio parece SpaceBalls, por lo menos los primeros 10 minutos. En verdad que solo me falto ver a Darth Vader con el casco resbalandosele. Chistes malos por Obi, una actuacion totalmente digna de reproche por Ani... Padme convertida en una vieja histerica y llorona (¿¡¿¡¿¡ademas de que onda con su fusil del disco de Sara Brightman?!?!). Me parecio dolorosa la forma en que esta pelicula solo se utilizo para tapar los huecos que dejaron las otras dos movies.. la verdad, me parecio simplona, mal lograda, conformista, personajes caricaturizados, sobreuso de los efectos especiales. No podre quejarme lo suficiente... Y lo peor del caso es que SI soy fan, si me gusta la saga; probablemente por lo mismo me siento tan ofendida. Dejando de lado la falta de estructura, la poca credibilidad de los personajes, las sobreactuaciones y mal logrados momentos "memorables", la pelicula es una perdida de tiempo... la unica razon para irla a ver es el morbo de ver en que chingados se gastaron tanta lana sin razon.
Empecemos por el principio, los 15 primeros minutos de la pelicula parece mas SpaceBalls, con androides vengativos que dan patadas al recibir un toque, el Jedi Obi-Wan Brittish haciendo chistes sobre aterrizajes felices y meritos de cada quien. Y el pobre emperador, tan falto de gracia que da lastima... parece uno de esos viejitos verdes, babosos y lentos (sin animo de ofender pues, de esos que ya no estan muy bien).
Por otro lado, Mace Windu... con el poder de resaltar lo obvio o ignorarlo, ¿no que los Jedis podian sentir el cambio en la fuerza de un pedo echado del otro lado de la galaxia? y se lleva los 3 Jedis mas papas a la batalla final...Sin comentarios.
Padme Padme... pobre vieja histerica y llorona, incapaz de hacer mas que jalarse la trenza de vez en cuando... porque como que el estar embarazada de gemelos le carcomio las neuronas, no se me ocurre otra razon por la cual se la pasara sonriendo como idiota, porque desaprovecharon su carisma e imagen en la pelicula, la verdad se ve bastante mal, no por el hecho de que esta embarazada (lo cual ha de haber puesto a mas de un hamster a correr en la ruedita de los morbosos) si no porque es completamente inutil!! como me desespera eso, la verdad encuentro humillante que el unico personaje femenino de alguna relevancia sea limitado a ser meramente ornamental (y ni siquiera del todo bien).
Los droides ni hablar, un chiste, corren como niñas, gritan y hacen berrinche, ¡¿¡¿que pedo con eso?!?! la verdad la relevancia de las maquinas ahora fueron los vehiculos, porque hasta los droides espaciales de las primeras escenas daban risa, porque ademas deben de ser simpaticos ¿o cual es su punto?.
La verdad me dolio ver la pelicula por la segunda vez, no solo porque la desvelada estuvo pesada, sino porque habiendola visto de grapa, la pague, carisima para que estuviera taaaaaaaaaaaaaaan mala.
Claro que no podemos dejar pasar los comentarios Bushistas, ni las broncas entre democratas y republicanos? que pinche gana de hacer statements politicos con una pelicula de ficcion... y dejate de eso, fusilarse a si mismo, hacerse homenajes... los detractores de Takeshi Kitano deberian de ver esta movie para entender realmente que es un director autocomplaciente.
Si bien Lucas es un excelente creativo, como director vale madres durisimo!!!!"

Hasta ahí su comentario.

El siguiente es de Laura Michel, otra fan de la serie (o al menos de las tres primeras). Lo que leeran es una respuesta a una critica un tanto blanda a la película.

Tu crítica del episodio III me deja totalmente
desconsolada, snif, sniiiiifff... resulta que a todo
el mundo le está fascinando el Episodio III aunque el
guión sea una mierda.

Mi concepto de películas siempre fue que si el guión
era malo, se podía gastar uno todo el dinero del mundo
y tener los mejores aspectos visuales y que las cosas
no funcionarían. Es la historia, su coherencia
interna, sus recovecos, lo que funciona, lo que se
queda en la mente de las personas, y es la forma en la
que todo esto se maneja lo que cuenta. O contaba, yo
diría.

Yo me esperaba que el Episodio III saliera malo; lo
que no esperaba es que hubiera críticos que se
atrevieran a compararla con El Imperio Contraataca,
que fue un peliculón, entre otras cosas, porque tenía
a Leigh Brackett tras una máquina de escribir, un
exquisito ritmo y consistencia y unos personajes que
parecían históricos de tan reales y vivos.

Pero te digo, ahora parece que a la gente lo que menos
le importa es lo escrito. ¿Te pareció de veras buena
la historia de la seducción de Darth Vader (Darth
Pendejus, le pudo haber puesto el Emperador)? A mí se
me hizo muy infantil y en exceso dramática. Por los
guiones previos del Retorno del Jedi (conste que hablo
como fan; yo también crecí con La Guerra de las
Galaxias), yo quería que me contaran una historia
mucho más sutil y tensa de una persona que poco a poco
(muy, muy poco a poco) se va decepcionando del camino
que tomó y se convierte en presa fácil de las
ambiciones; de una esposa que, también poco a poco, se
da cuenta de que está casada con un completo extraño y
que en su miedo se confía al amigo; de que los
corruptos Jedi se vieran atacados por algo más que la
violencia... que fueran víctimas de su estúpida doble
moral. Pero supongo que eso es demasiado complicado
para los pubertos que adoran Star Wars, ¿verdad? Mucho
más sencillo bajarnos a su nivel. Pero... ¿no es eso
traicionar lo que se había logrado con los episodios
IV- VI?

Está también el asunto de las inconsistencias... me
pregunto si la princesa Leia tendría una memoria
fotográfica fenomenal y además retroactiva para que,
cuando Luke le pregunte en El Retorno qué es lo que
recuerda de su VERDADERA madre (ella sabía que era
adoptada), le pueda dar detalles de su aspecto físico
y hasta su carácter. O tal vez si Luke anduvo metido
en drogas, se pasaba días sin regresar a la casa y de
parranda con los amigotes y traficaba sustancias
ilegales con los jawas... a lo mejor eso fue la razón
de que su tío Owen y su tía Beru envejecieran tan
horriblemente en 20 años. La razón del envejecimiento
de Obi Wan no está tan peor... a cualquiera se le pone
el pelo blanco de pasar esos 20 años en el desierto
con el fantasma de Qui Gon... ¡puaj! Y puesto que
nunca se nos dan pistas pero sólo podemos adivinar que
el hombre esbelto de cara angulosa que aparece al
final de la película es Moff Tarkin, también está
canijo averiguar cómo Darth Vader, favorito obvio,
acabó siendo gato de este militar, que, como nos damos
cuenta en la primera película, no respetaba ni tantito
a los Sith (el emperador debió haber ocultado esa
condición suya, o no tendría el apoyo de Tarkin y su
gente).

Pero claro, supongo que no vale la pena quebrarse la
cabeza con tanta cosa rara, ¿verdad?

Pero santo remedio. El Episodio III es un insulto
completo a mi oficio, y un espaldarazo a todos los que
piensen que es enchílame otra. Bye bye al cariño, el
cuidado y la dedicación que el guión de una movie
requería, y, por desgracia, bye bye también al aprecio
y el respeto que el público general pudiera tenerle.
Si tenemos impresionantes efectos visuales, repetimos
los anuncios del videojuego que había en el Episodio I
y los diálogos ultrapendejos del Episodio II, la gente
tendrá su circo (y su pan de palomitas). Hola,
estimado Homo Videns, y síganse reproduciendo,
ejemplares de Homo Stultus.

Ahhhh... pero estarás de acuerdo conmigo que lo peor,
lo PEOR de todo, es que ni siquiera aquí se nos hizo
que mataran a Jar Jar Binks. ¿Qué les hubiera costado?

  • Una cosa es cierta. Lo que hace la tercera película es dejar aún más dudas...por ejemplo, veamos a los pobres Jedis, cuyos poderes solo existen o sirven para necesidades del guón. Como Jedi, puedes detectar a aquellos que manejan la fuerza a amplias distancias ¿Como es entonces que nunca sintieron al Señor del Sith que vivia ahi justo frente a su jardín?
  • Ahora veamos el extraño caso del hermano instantaneo: El pobre Anakin abandona a su madre cuando el cuenta con algo asi como nueve o diez años. Cuando regresa cuenta con unos 18 años y se da cuenta de que...¡sorpresa! ... su mamá se caso y...¡más sorpresa! tiene un medio hermano que le calculamos, por ser magnanimos con el guion, unos quince años de edad y que ya esta por casarse...a ver, hagamos cuentas... de 15 a 18 años hay tres años... o sea que la mamá ya tenia escondido por ahi al otro mocoso o a la mejor los midiclorianos son un buen abono para humanos para que creciera tan rapido...
  • Y debe haber más de estas cosas raras por ahí, lo que significa que de seguro los fans de Star Wars pasaran dias y noches intentando hacer logico este rompecabezas para poder, al fin, dormir tranquilos...

  • Para los curiosos, aquí hay más observaciones de Laura.


A George Lucas nunca se le han dado los guiones;
punto. Por eso, si te fijas, él no los hacía: él nomás
componía las historias. Según yo, cuando hizo el guión
del Episodio IV (ya para hablar en jerga modernona),
había salido curado del espanto con las regañadas que
le ponían Sir Alec Guiness y Harrison Ford (de
Harrison Ford hay hasta una frase célebre que le dijo
a Lucas con respecto a la poca naturalidad de sus
guiones: "Puedes leer esta mierda, pero no la puedes
decir en voz alta"). Así que tuvo la astucia
suficiente para contratar a alguien más en las
siguientes producciones, pero, lo siento mucho, si
creyó que sin experiencia le iba a atinar a episodios
I-III, se equivocó por completo.

Ya desde el Retorno la cosa empezaba a cojear. Leigh
Brackett se murió antes de ver completo El Imperio, y
aunque se nota que ella sí hizo su tarea y se puso a
ver y a estudiar cuidadosamente el episodio IV antes
de ponerse a trabajar, el tipo que continuó su trabajo
ya desmerecía. ¿Cómo que Han Solo llama a Luke por su
nombre, si todos sabemos que para él Luke es "kid" y
ya? Y si llamarlo por su nombre era reconocerlo como
una persona más madura, sólo resta alabar el sistema
de comunicación internet de la carbonita. O tal vez
Han nomás estuviera fingiéndose ciego. Y, ¿por qué
regañar a Chewbacca y decirle que SIEMPRE está
pensando en su estómago, cuando es prácticamente la
primera vez que lo vemos pensar en su estómago...?

En el Retorno,
Luke le pregunta a Leia si se acuerda de su mamá... y
un segundo después insiste: de tu VERDADERA madre. Esa
segunda frase no hubiera sido necesaria si ella se
creyera lo de ser hija de sus papás adoptivos. En el
caso de no saberlo, ella le hubiera preguntado: A ver,
¿qué rayos quieres decir con "verdadera"? Pero no. Se
ríe poquito y le dice que su mamá de verdad se murió
cuando ella era muy chica, y que sólo le quedan
sensaciones y recuerdos, pero que era muy guapa y
amable, y triste. ¿Por qué la pregunta?, continúa
ella. Luke se pone triste y le responde que porque él
no se acuerda para nada de su mamá; no la conoció.
Luke en realidad le estaba pidiendo a Leia: Cuéntame
de MI mamá (porque ahora ya sabe que son hermanos y
tiene la oportunidad de enterarse).

En el guión de El Retorno hay una parte eliminada de
la película final (el guión estuvo a la venta un rato
en Comics del Castillo y también se puede conseguir en
internet) que hubiera resultado una premisa
interesantísima para los episodios I-III.

Cuando el fantasma de Obi Wan se encuentra con Luke (y
éste, muy inopinadamente, lo llama Obi Wan y no Ben)
en Dagobah, decide que ya es hora de explicarle todo.
Le cuenta que cuando su padre se fue, no sabía que la
mamá estaba embarazada, pero ya para entonces las
cosas entre ellos estaban mal. Imagínate qué
terrorífico: tienes a tu marido al que adoras, y de
pronto sientes que te lo cambiaron. Y para acabarla de
amolar, resulta que te embarazas. Después de eso,
sigue Obi Wan, él y la mamá hicieron planes para
esconder a los niños, porque lo más probable era que
el Emperador iría tras ellos (el Emperador en el
episodio III no manifestó interés alguno por los
escuincles... ¿cómo es que después sí?). Obi Wan se
llevó a Luke a Tatooine y la mamá se fue a Alderaan
con Leia. Como ves, con esta premisa el papel de
Natalie Portman se hubiera hecho mucho más activo e
interesante (probablemente tampoco hubiera dado el
ancho, pero al menos se le sentiría menos inútil).

Una conversación que sí aparece en la película es
cuando Obi Wan le dice a Luke que lo que le pasó a su
padre fue por culpa suya. De ahí en demás, el guión
cortado explica que, como Obi Wan se creía tan buen
maestro, se decidió por sus machos tomarse de alumno a
este chavo talentoso, Anakin, y educarlo. Y entonces
hizo algo que, al menos en parte, ayudó a que Anakin
se pasara al lado oscuro. Nunca nos enteramos qué
sería, pero Obi Wan confiesa que su orgullo fue la
perdición de todo el mundo.

Ahora, ¿qué hay con la esposa de Anakin? ¿Por qué
razón decidió abrirle su corazón a Obi Wan y alejarse
de su marido?

Como ves, la historia tenía muchísimo potencial. Pero
la mayor parte se echó a perder, diluída en escenas de
acción gratuita y en inútiles efectos especiales. Todo
lo dejan al final, y sin sorpresitas, porque has de
saber que al Homo Videns y al Homo Stultus no les
gustan las sorpresitas; los dejan rascándose la
cabeza. Dudo mucho que eso de "Luke, yo soy tu padre"
les hubiera caído muy bien.

(Como todas las especies en peligro, el Homo Sapiens
me inspira mucha piedad y compasión; sobre todo cuando
va desapareciendo su hábitat natural -que es, en este
caso, las oportunidades de usar el cerebro- y nadie
hace nada al respecto).

Hay una cosa que también hubiera estado chula de
bonita pero no se hizo nada: no entiendo por qué Lucas
se resistió tanto a manejar a los Jedi como malvados.
En el episodio I tenía a un villano perfecto, Qui Gon
Ji, que le falló nomás por emperrarse a vendérnoslo
como bueno. El manipulador y convenenciero Qui Gon, al
que no le importó separar a un niño pequeño de su mamá
ni mandar a la fregada a su estudiante con tal de
conseguir sus propósitos, y que de hecho era un
villano entre villanos (probablemente lo hubieran
eliminado por fastidioso si Darth Maul no se hubiera
hecho cargo de él).

Los Jedi también eran villanos perfectos, sobre todo
porque, malos y lo demás, estaban en oposición a otro
villano, Palpatine. Fue de los Jedi la inmoralísima
decisión de utilizar clones para pelear (y resulta más
que obvio el por qué los clones se pasaron del lado de
Palpatine: él al menos los trataba como personas...
bueno, les ponía nombre).

Pero en ningún momento de la película los Jedi
reconocen que han estado cavando sus propias tumbas.
Se ponen en plan de víctima. El Obi Wan hasta le
reclama a Anakin... ¿dónde está el sentimiento de
culpabilidad que arrastra en el Retorno?

Pero bueno, no creo que Obi Wan haya leído una serie
de novelas que se llama El Señor del Tiempo, de Louise
Cooper. Ni tampoco George Lucas... la verdad, hasta él
reconoce que no lee la gran cosa (huy, si no nos
dice... no nos damos cuenta). El mismo problema de la
corrupción Jedi y de la aparición de un "elegido" se
resuelve ahí de una manera mucho más inteligente.


Mmmmmm... bueno, George Lucas cayó de mi gracia
después de permitir el exagerado merchandising de su
creación y también porque en el Episodio I se quiso
sentir copia chafa de Kurosawa y además metió a Jar
Jar Binks. Hasta la fecha, estoy muy contenta de que
Peter Jackson le haya callado la boca, y dos veces.

¿Te sabías esa anécdota? Un día (hace ya bastantito
tiempo) George Lucas estaba diciendo que ni la mejor
compañía de efectos especiales sería capaz de llevar
correctamente a la pantalla El Señor de los Anillos, y
entonces Peter Jackson se paró y le dijo: Es que NO se
trata de los efectos especiales.

George Lucas debió haber aprendido, pero no creo que
su cabecita dé para mucho. Tendrían que haberlo
encerrado a escribir cien veces: Es que no se trata de
los efectos especiales, es que no se trata de los
efectos especiales.

La segunda callada de boca vino después, cuando Lucas
se enteró de que Jackson ya se iba a aventar con El
Señor de los Anillos y fue a ofrecerle su Industrial
Light and Magic. Jackson contestó que no, que muchas
gracias, que él tenía su compañía que le hacía los
efectos mejores y más baratos.

Pobre Darth Vader... hacer las cosas "por amor" es la
excusa más gastada y ridícula, y un cliché que ya de
tan usado ni se siente. Excepto, claro, cuando el

mundo de uno es suficientemente chiquito y abarcable
como para darse cuenta.

1 comentario:

El Portero dijo...

La verdad no me pude aguantar las ganas...

Creo qeu mas que criticar la pelicula...

les da una flojera terrible pensar, por que asi como esta la trilogia clasicatambien tiene imperfecciones, soloq eu haroa tiene conpetencia star wars con bodrios aburridisimos como el sr de los anillos que nadie le reprocha nada.