sábado, julio 02, 2005

DRAGONES OTRA VEZ

Image hosted by Photobucket.com

Si hay un monstruo mítico que de verdad ha logrado capturar la imaginación de la humanidad por siglos, ese es el dragón. Mezcla de reptil y de murciélago (al menos en la más clásica versión occidental) es la representación de varios de los temores más comunes de la humanidad.

La literatura fantástica moderna cuenta en su haber con cientos de portadas de libros donde el gancho y el atractivo es el dragón. Para algunos, un símbolo del mal y para otros uno de buena suerte, esta criatura es siempre impresionante. Y que mejor que el cine para mostrárnoslos.

Actualmente, con los nuevos efectos de CGI, llevar dragones a la pantalla ya no es dificultad, pero cuando en 1981 apareció DRAGONSLAYER (VERDUGO DE DRAGONES de Matthew Robbins) en el cine fue toda una proeza.

A mi punto de vista Dragoslayer es la mejor película de dragones jamás hecha. Aunque el lagarto alado fue creado con un sistema de maquetas verdaderamente sorprendentes, su sistema técnico, accionado por pequeños servomotores daban una sensación y apariencia de movimiento fluido y natural. A este sistema se le llama Go-Motion que es una variante del Stop Motion. Se diferencia en el hecho de que en el “Stop” cada parte de la criatura es movida a mano. En este, una computadora guía ciertos movimientos ya establecidos y filmados en vivo.

De hecho y sin exagerar, era un Parque Jurásico en los ochentas. Los movimientos de Vermithrax Pejorative (así se llama el dragón… o mejor dicho, la dragona), similares a los de un murciélago y su escalofriante tamaño hicieron que todo el cine abriera la boca de la impresión. La historia esta filmada en escenarios naturales de Escocia (toda fue filmada con luz natural) lo que la convierte en un deleite visual.

La historia no es muy complicada: un grupo de aldeanos pide ayuda a un mago para destruir al dragón que asola a sus tierras, pero por trágicos acontecimientos es su aprendiz, Galen, quien tiene que tomar la batuta y terminar una misión que su maestro ni siquiera alcanzo a comenzar. Pero para un aprendiz, un dragón como Vermithrax (Vermis significa “gusano” en latín) es mucha carta. El enfrentamiento final podría, pues, tener fatales consecuencias.

Una de las últimas superproducciones dragonianas fue DRAGONHEART (Corazón de Dragón de Rob Cohen), donde la criatura fue casi totalmente hecha por computadora. En esta ocasión el verdugo y el dragón se unen para destruir a un malvado rey con un pedazo de corazón que no le pertenece y que usa para lograr sus malvados fines. Para poder crear al dragón, le tomaron más de 200 fotos a Sean Connery (quien le presta la voz y las gesticulaciones), sin embargo, a mi punto de vista, la película se queda muy a la mitad de lo que podía dar. Y parece que no soy él único en creerlo. El escritor de la película, Charles Edward Pogue, tuvo un pleito con el director porque este no respeto el guión e hizo y deshizo a su antojo. Según me informaron, efectivamente, la novelización supera en mucho a la película.

El 2002 fue testigo de otra película de dragones, cuya interesante idea fue echada a la basura por el guionista. Me refiero a REIGN OF FIRE ( Reinado de fuego de Rob Bowman) que prometía mucho hasta que, claro, llegaron las fuerzas militares norteamericanas, la concebida mujer –pretexto- romántico y la muerte del mejor amigo del héroe. Con unos dragones también de CGI, pero estupendamente hechos, Reino de Fuego se quedó en el arranque. La historia de los dos amigos en un mundo futuro dominado por dragones pintaba para haber hecho una película de esas que se quedan, pero acabó convirtiéndose en Rambo contra el dragón. Apoyo mucho la ilógica de cómo fue que los dragones se reprodujeron…en fin.

La televisión ha aprovechado las facilidades del CGI para hacer películas y el SciFi Channel ya a producido varias películas de monstruos que van desde “Frankenfish” (así es, efectivamente) hasta algunas películas de dragones, de la que sobresale DRAGON STORM (El Señor de los Dragones de Stephen Furst). No sobresale por sus excelentes actuaciones ni por tener un inmejorable guión. No, nada de eso. De hecho no tiene ninguno de los anteriores requisitos, pero eso si, los dragones de CGI les quedaron espectaculares y bonitos. Después del dragón de Dragonslayer son los que más me han gustado. La historia es simple. Dos reinos en guerra se ven invadidos por dragones, así que se necesita al grupo de héroes que nos salven de la invasión. Aún así, no llegan al patetismo visual y “guionistico” de engendros como “DUNGEONS AND DRAGONS: THE MOVIE de Courtney Salomón que prefiero omitir por vergüenza ajena.

Por supuesto, ahora tenemos todas las facilidades para hacer dragones, pero antes no era así. De cualquier manera, hay dragones memorables, como el de THE THIEF OF BAGDAD (El Ladrón de Bagdad de Roaul Flash) la versión muda y en blanco y negro donde aparece Douglas Faribanks y filmada en 1924. Maravillosa es decir poco sobre esta película que aún hoy abofetea con facilidad a muchas de las grandes superproducciones fantásticas. La pelea del ladrón contra el dragón de la caverna fue todo un logro para su época y aún hoy emociona. Hay muchas versiones del Ladrón de Bagdad, pero esta es la mejor de todas. La segunda es la de Sabú. Si ven alguna de las dos no duden en adquirirlas.

Otros dos interesantes dragones, uno hecho en stop motion y el otro de tamaño real, aparecen JACK THE GIGANT KILLER, la producción de 1962 de Nathan Juran y en THE MAGIC SWORD de Bert I Gordon también del 62. La segunda película es conocida también como San Jorge y el Dragón y aparece una de estas criaturas con tres cabezas. Un punto para el que le interese. No se por qué, pero me late que esta última película inspiró en gran manera la tercera película de la serie de Evil Dead de Sam Raimi: Army of Darkness, porque no solo es una película de fantasía, sino también de terror en algunas ocasiones.

¿Dónde encontrar las películas?

Bueno, con suerte puedes encontrar Jack The gigant Killer y the Magic Sword en Mix Up, solo que vienen habladas en inglés y sin subtitulos. Las otras películas son fácilmente encontrables donde sea, excepto El Señor de los Dragones que aunque apareció en región 4, salieron muy pocas a la venta.

1 comentario:

ghalius dijo...

bien Capitán, iremos a checar esas recomendacioenes aunque pieso que aun con el Merito de toda la tecnología actual ningun productor superará nunca las espectativas de mi mente para interpretar a un autentico dragon... esto es en resumidas cuentas, mil veces mejor la novela que la movie.

Cuestion de enfoques.

ghalius