domingo, junio 05, 2005

AL ESTILO VERNE

Dos entradas más abajo hablábamos de algunas películas inspiradas en la obra de Verne o con un estilo de aventuras muy “verneano”. Este tipo de historias, cuya visión tecnológica o del futuro, ahora nos parece muy “retro”, sigue teniendo público que las busca en ediciones viejas y colecciones modernas de antologistas que se preocupan porque estos relatos no se pierdan en el mar del olvido.

Image hosted by Photobucket.com



Recientemente apareció en librerías una antología que reúne una buena cantidad de estas historias, escritas por autores de renombre como Rudray Kipling (el autor del Libro de la Selva), Jack London (el autor de Colmillo Blanco y un frecuente escritor de ciencia ficción), Emilio Salgari ( autor de Sandokan y que de hecho, veremos más adelante, tiene una aventura al estilo “Amo del Mundo” de Julio Verne), además de otros escritores menos conocidos (al menos para mi) pero muy interesantes como Charles Cross, Wardon Allan Curtis, y Camilla Flammarion (así es, el famoso astrónomo francés) . Interesante: Incluye también un relato de Amado Nervo titulado “La última guerra”.
La antología en cuestión se llama LA CHICA DEL ATOMO DE ORO y Otros Cuentos Antiguos de Ciencia Ficción. (el nombre principal lo obtiene del relato de Ray Cummings, un frecuente colaborador de las revistas del género). La edición y recopilación corren por cuenta de Francisco J. Arellano, que la verdad se lució con este trabajo. Es un libro para coleccionistas.
Los relatos nos narran desde escenarios de guerras con aparatos dirigibles y maquinas maravillosas, hasta misterios científicos y monstruos del lago. Por ejemplo, en el relato de G. Macaulay Trevelyan “Si Napoleón hubiera ganado la batalla de Waterloo” (1907) podemos ser testigos de una Ucrania (un pasado que nunca ocurrió), mientras que el de Rudray Kipling, “Una realidad” trata sobre una gigantesca serpiente de mar. Robert Barr, escritor inglés, demuestra una vez más por que ese país es el rey de la temática del desastre en la ciencia ficción con su relato “La condenación de Londres”, mientras que el francés Alfred – Louis – Auguste Franklin hace una aguda sátira de su tiempo con el cuento “Las Ruinas de París en el Año 4875”
El libro no solo contiene muchas historias realmente buenas sino unas ilustraciones (muchas de ellas originales, o de la época) que son realmente fascinantes.
Este titulo vale la pena, y debe hacerlo porque el precio arde como si estuviera hecho de fuego. Muchos o casi todos han oído mencionar el nombre del famoso escritor italiano, Emilio Salgari, autor del famosísimo Sandókan, el tigre de la Malasia, autor del Corsario Negro y otras aventuras similares. Pero pocos saben que tiene también historias situadas en el antiguo Egipto, o novelas de ciencia ficción como los Hijos del Aire y su continuación, El Rey del Aire (¡del cual tengo un ejemplar!) donde narra los pormenores de una tripulación en un aparato de alta tecnología que casi parece copiado de “Amo del Mundo” de Julio Verne, cuya máquina realmente era todo terreno: Podía volar, rodar en carretera y sumergirse bajo las olas. En el libro de “La Chica del Átomo del Oro” viene un cuento suyo titulado “A la conquista de la Luna” cuyo nombre no deja lugar a dudas de lo que tratará.


Todo parece indicar que si nos gusta este estilo de lectura de ciencia ficción, estamos condenados a desempolvar el pasado, pero no es así. Muchos autores modernos escriben novelas inspiradas en todos estos ambientes, y como ya hemos visto, hay cierto número de películas inspiradas también en estas obras.
En especial, este tipo de trabajos tienen una clasificación dentro de la Ciencia Ficción. Pertenecen a un género denominado STEAMPUNK. El Steampunk es algo así como “aventuras victorianas en un pasado que nunca fue”. Sus historias toman lugar en un hipotético mundo de revolución industrial (por lo general un anacrónico siglo XIX) donde la tecnología y las máquinas aún con cierto grado de primitivismo, comienzan a transformar la sociedad y el estilo de vida del mundo entero. Dirigibles, aviones topteros, submarinos-estilo-Nemo, tecnología de vapor, hombres mecánicos, fortalezas volantes y más parafernalia por el estilo son frecuentes en estas historias.

Image hosted by Photobucket.com


Es también muy frecuente que se retomen los trabajos de los autores clásicos. Por ejemplo: K.W. Jeter, inicia su novela “Morlock Night” desde donde termina la suya H.G. Wells: “La Máquina del Tiempo”. Jeter nos lleva a un Londres del siglo 19 invadido por los Morlocks del futuro, que logran hacer trabajarla máquina del viajero del tiempo para saltar hacia el pasado.

Image hosted by Photobucket.com


Otra novela de este estilo, pero esta escrita por Stephen Baxter es “Las Naves del Tiempo”. Parte también del final de “La Máquina…” pero esta se va por derroteros diferentes: explora universos alternativos, ya sea futuros o pasados y tiene entre sus protagonistas a un Morlock también, pero este, de un mundo alternativo donde esta raza no es barbárica y destructiva.
Stephen Baxter es bueno para eso de los “Romances científicos” (así le llaman algunos críticos a los libros estilo Verne) y su novela “Antihielo” me ha gustado tanto por eso. En Anthielo, una sustancia que lleva el mismo nombre se ha descubierto en la Antártida. Sus propiedades son sorprendentes. En cuanto es calentado un poco se vuelve sumamente inestable y sus átomos crean una reacción en cadena que crea una verdadera explosión atómica. Y en 1855 como ahora las consecuencias son devastadoras. El anthielo como elemento de guerra es usada en la campaña de Crimea y lo que los soldados ven no se borrará jamás de sus mentes. Todo mundo llega a la conclusión de que usar el anthielo en las guerras significaría el suicidio del mundo, así que su descubridor lo usa en el desarrollo de las maquinas de vapor y en especial en el desarrollo de un cohete cuyo inesperado destino será… ¡la luna!
Sir Joshiah Traveller, el científico que crea la nave y otras maravillas usando el poder del antihielo; Dan Vicars y Holden los dos ingleses que estaban en el lugar correcto en el momento menos deseado y el fiel mayordomo Poket, se ven arrojados a la más sorprendente de las aventuras en un viaje no planeado y con todas las de perder.
Anthielo no es buena, es buenísima.

Image hosted by Photobucket.com


Baxter, como ya sabemos, no es único escritor al cual le agrada retomar estos temas. Desde antes Christopher Priest, otro inglés, ya había desarrollado historias en ambientes similares como ocurre con “La Máquina Espacial”, una novela de aventuras que resulta una mezcla de muchas de las historias de Herbert George Wells (La guerra de los mundos, La isla del Dr. Moreu, La máquina del tiempo, El hombre invisible, Los primeros hombres en la Luna, El alimento de los dioses, etc.). James P. Blaylock, este norteamericano, también tiene varias tramas “victorianas” como “Homúnculo”. Aunque la tengo, aún no la he leído, pero la parte posterior del libro nos puede dar una idea de lo que trata:
“En el más oscuro rincón del callejón del Londres victoriano, el jorobado loco Narbondo y su ayudante, devuelven los muertos a la vida.
Al acogedor calor de una tabaquería, los filósofos callejeros del Club Trismegisto, se estremecen de temor mientras escuchan los desvariados recuerdos de uno de sus colegas. En las mohosas y húmedas ruinas de un cementerio en lo alto de una colina, la quietud de la noche es alterada por el un desenterrador, y encima de la bruma londinese flota incansable un misterioso dirigible guiado por un extraño hombrecillo, un homúnculo, con la capacidad de llevar a los hombres a la locura.”

Image hosted by Photobucket.com


Otro escritor frecuente de estos temas es Michael Moorcock, otro inglés, con una serie de ciencia ficción muy interesante: los ingleses son los dueños de la fuerza aérea más importante de Europa (con dirigibles) en las aventuras de Oswald Bestable a través de diferentes mundos alternativos (uno por ejemplo, donde los africanos invaden estados unidos para salvar a sus hermanos de raza de la esclavitud y otro donde la revolución rusa no existió porque fue aplastada). Los libros de esta serie se componen de tres tomos y vienen incluidos en el libro denominado “Los Nómadas del Tiempo”.


Continuará...

1 comentario:

William dijo...

Registro y Certificación Esotérica Internacional
AVISO PARA REGISTRO MUNDIAL Y CERTIFICACION/ MEMBRESÍA Y/O REGULARIZACIÓN PRIVADA EN NUESTRA FILIAL PARA LAS AMERICAS, EL CARIBE Y ESPAÑA: Astrólogos, Parapsicólogos, Numerólogos, Videntes, Chamanes, Tarotistas, Cartómagos, Espiritistas, Grafólogos, Magnetoterapia, Radiestecistas etc, Profesionales o Practicantes, en actividad o retirados de cualquier rama del esoterismo, misticismo y/o ocultismo occidental que requieran obtener membresía secreta y pertenecer a la World Wide Parapsychologica l Secret Association - IIIº Millennium - les informamos que abrimos REGISTRO y CERTIFICACIÓN con Seudónimo o Nombre y Apellido de la Actividad que desarrollan, en vista a la Organización del 4º Congreso Mundial de Esoterismo a realizarse en Córdoba - ARGENTINA - en el año 2012. Quien decodifique el 2012, comprenderá la impòrtancia de estar registrado para asistir o adherir al encuentro. Si es de su INTERÉS ESOTÉRICO obtener el Certificado debe contactarse URGENTE. No hay exámenes ni requisitos formales ni científicos, la razón tiene un año clave: 2012. Debemos estar secretamente identificados y asociados como lo están en Oriente. Nuestro Representante de Area ya se encuentra en Argentina.

E- MAIL: wwpassociation@g mail. com

Observaci ón: Cada caso será atendido en particular y se efectuará el registro y posterior envÍo de CERTIFICADO sin discriminación de "MIEMBRO INICIÁTICO" de nuestra hermandad esotérica y se otorgará un grado de reconocimiento respetuoso. Unico Aviso para Esotéricos de AMERICA LATINA, MUNDO HISPANO, ESPAÑA Y EL CARIBE.