jueves, julio 24, 2008

EN EL INTERIOR DEL MUNDO: EL MUNDO PERDIDO DE AGHARTI de Alec Maclellan

Confieso que soy fan de los mitos geográficos y arqueológicos. Todo lo que suene a ciudades perdidas, civilizaciones olvidadas y regiones extrañas me fascina y cuando encuentro aventuras pulp del estilo, inmediatamente las consigo. Por supuesto, hay mitos que ya me fastidian, como la Atlántida y el Triangulo de las Bermudas y que si los mayas fueron enviados al espacio… Sin embargo, siempre ha habido un mito en especial que me ha atraído y ese es el del reino oculto de Agartha. Y me atrae especialmente porque su origen proviene de una de las zonas del mundo más interesantes para mí: el Tibet.

Para referencias más cercanas al mundo de Agharta, podemos mencionar la novela EL VIAJERO DE AGHARTA de Abel Posse y la película LOST HORIZON (Horizontes Perididos, 1937) de Frank Capra, basado en la novela de James Hilton del mismo nombre. Los que busquen algo más accesible, pueden ver SKY CAPTAIN AND THE WORLD OF TOMORROW donde las cavernas que llevan a Agharta y la misma Shangri La hacen una breve aparición.

Por tal razón cuando vi en una librería de usado el libro EL MUNDO PERDIDO DE AGHARTI de Alec Maclellan, supe que no lo iba a dejar ir. Nunca había encontrado un libro en especial dedicado a Agartha, así que había cosas interesantes que leer ahí.

Siendo sinceros, el libro cumple, pero tampoco hay que esperar rigor científico en un trabajo de esta clase. Mucho menos cuando el tema en cuestión es un mundo perdido cuyo mito habla de que hay miles de túneles en todo el mundo que tienen acceso a este lugar, cuyo capital no es otra que la fabulosa ciudad de Shangri-La, urbe utópica habitada por una humanidad eternamente joven y con conocimientos avanzadísimos. No conforme con esto, Agartha no es otro lugar que el hogar del “Rey del Mundo” una figura mítica que gobierna de forma invisible el planeta entero.

Los capítulos del libro se leen con interés y presentan de forma atractiva el desarrollo de cómo el mito de Agharta (o Agaharti) llegó al continente europeo además de los extraños sucesos ocurridos a aquellos que se atrevieron a indagar en el mito del mundo perdido. En especial los capítulos dedicados a Ferdinand Ossendowski y Nicolas Roerich, dos exploradores y aventureros que oyeron hablar del mito en sus respectivos viajes a Mongolia, Siberia, India, China y el Tibet.

Ferdinand Ossendowski, un ingeniero minero siberiano, autor de algunos interesantes libros como Hombres, Bestias y Dioses (que ando buscándolo por todos lados) y El hombre y el misterio en Asia (el cual comentaré en otra ocasión) tuvo en sus correrías por Siberia y Mongolia la oportunidad de escuchar de gente de estas apartadas regiones las leyendas sobre Agartha, también llamada Shambhala.

El mito es tan atractivo que acabó influyendo en un personaje por demás siniestro: Adolf Hitler. Su relación con ideologías ocultistas y seudocientíficas alimentaron su mente con febriles fantasías sobre objetos de poder y saberes secretos que lo animaron a enviar expediciones a diferentes partes del mundo en busca de un mítico origen superior de la raza aria, de la que se suponía provenían los alemanes, así como la búsqueda de la lanza de Longinos, el Arca de la Alianza y montón de cosas así. El siguiente fragmento no es del libro que nos ocupa, pero si de otro que ya comentamos aquí anteriormente: LA CRUZADA DE HIMMLER de Christopher Hale, el primer libro basado en información fidedigna sobre la expedición que Himmler envió al Tibet:

“La idea de un reino escondido en el Himalaya, gobernado por maestros iluminados nunca ha perdido ni presencia ni poder de convicción. Aunque pueda parecer una mera fantasía romántica, el mito de Shambhala no tenía nada de inocente. Alimentó nuevas creencias – que se revelarían peligrosas - y alumbró las ideas que Ernst Schäfer y Bruno Beger trajeron consigo al Tíbet aquel año de 1938 y que, cinco años más tarde, los llevaron a Auschwitz. ¿Cómo pudo un cuento fascinante tener que ver con el genocidio nazi? Esto suena a hipótesis descabellada y, sin embargo, existe una cadena cuyo primer eslabón es una iluminada ciertamente peculiar que vivió en el siglo XIX, Madame Helena Blavatsky…”

Por supuesto que al contrario de Maclellan que cree en la Atlántida y la relación de este continente hundido con Agartha, Hale no es dado a tomar el mito como cierto y habla más que nada en su introducción sobre las consecuencias de tomarse en serio estos mitos fantásticos. Lo que es totalmente cierto es la influencia de ellos en la humanidad.

Allen Maclellan no detiene su narración en los aventureros anteriormente mencionados, Hitler y Madame Blavatsky, sino que incluye en la ecuación al libro de un famoso escritor del siglo XIX, autor de Los Últimos días de Pompeya. Me refiero a Edward Bulwer – Lytton, (a quien, por cierto, corresponde la autoría de la famosa frase de entrada que Snoopy escribe en todas sus malogradas novelas: “Era una noche oscura y tormentosa…”) escritor de novela histórica y creador de la obra VRIL, EL PODER DE LA RAZA VENIDERA, también conocida como LA RAZA QUE VENDRÁ. En esta historia, un hombre desciende a un mundo subterráneo gobernado por una raza de hombres blancos y rubios, tecnológica y socialmente más avanzados que nosotros quienes guardan el secreto de un gran poder conocido como Vril (una especie de “la fuerza” si lo viéramos desde el punto de vista Lucas) capaz de crear y destruir en menos que parpadeamos. Maclellan se pregunta en el libro si Bulwer – Lytton era realmente un iniciado que tenía importante información sobre Agharta y que fue presentada en este libro en forma de ficción. A mi punto de vista, eso es ir ya demasiado lejos, pero lo que es totalmente cierto es que Bulwer - Lutton estuvo felizmente involucrado con montón de asociaciones ocultistas. Incluso, una de sus novelas más famosas se titula Zanoni o el Rosacruz. Es muy posible que ese supuesto poder Vril sea otro de los elementos que Himmler y Hitler buscaban en oriente.

No contento con ello, el autor de EL REINO PERDIDO DE AGHARTI nos lleva a conocer los mitos prehispánicos sobre túneles extensísimos en America del Sur, en especial en Brasil y Perú y los cuales achaca sin ningún remordimiento a los Atlantes.

En fin, el libro ofrece al lector un interesante viaje por todo la parafernalia del mito, pero como ya había dicho antes, no hay que esperar rigor científico de ninguna clase porque Maclellan no lo ofrece y creo que con este tema, también es difícil ofrecerlo.

Antes de terminar me gustaría mencionar que Macleallan paso por alto los libros de una investigadora y aventurera verdaderamente excepcional. Me refiero a Alexandra David-Neel de la cual leí EN EL CORAZÓN DEL HIMALAYA, cuyos relatos sobre sus viaje por el continente asiático (que ocurrieron entre 1911 y 1924, si no me equivoco) me parecen no solo emocionantes sino sorprendentemente bien centrados. No hay que confundirla con una de esas viajeras enloquecidas por el iluminismo y los secretos místicos ocultos, sino que es realmente una antropóloga autodidacta con una visión objetiva sobre las culturas que va conociendo, una verdadera Indiana Jones, pero en mujer. Pues bien, ella vivió un muy extraño suceso (aparte de otros), relatado precisamente en el libro arriba mencionado, que la llevó a un pozo cubierto por un gran arroyo donde brillaba, sorprendentemente, una extraña luz azul que uno de sus guías atribuía a un Buda sumergido en el pozo. Ya muchos habían sido tragados por este extraño pozo y David-Neel no hizo oídos sordos a la advertencia, por lo cual ahora podemos conocer el suceso. Lo interesante es que Alexandra lo describe como el resplandor de una llama azul que surgía de lo profundo del pozo cubierto por el arrollo y que despedía una luminiscencia totalmente visible. No supo cómo explicar el fenómeno. La relación con Agharti está en el mito de que muchas de las cavernas o cuevas que llevan a Shambalha, están iluminadas por extrañas luces de este tipo e incluso Maclellan habla de una experiencia con una de estas luces, en el interior de una cueva en Inglaterra.

En fin, EL MUNDO PERDIDO DE AGHARTI no es un libro que se encuentre fácil, pues ya lleva bastante tiempo descatalogado, pero si un día lo encuentran, no dejen de adquirirlo. Vale la pena.

BIBLIOGRAFIA

EL MUNDO PERIDIDO DE AGHARTI, Alec Maclellan, Ed. Edaf, México, 1984

EN EL CORAZÓN DEL HIMALAYA: Por los caminos de Katmandú, Alexandra David-Nell, Col. Terra Incognita, José J. de Oleñeta Editor, España, 2002

VRIL: EL PODER DE LA RAZA VENIDERA, Edward Bulwer.Lytton, Col. La Barca de Caronte, Ediciones Jaguar, España.

EL HOMBRE Y EL MISTERIO EN ASIA, Ferdinand Ossendowsky, Ed. Posada, México, 1985

BEAST, MEN AND GODS, Ferdinand Ossendowsky, Project Guttemberg

LA CRUZADA DE HIMMLER, Christopher Hale, Inedita Editores, España, 2006

SHAMBALA EL RESPLANDECIENTE, Nicolas Roerich

AGHARTA

Enlace muy interesante: LA TEORIA DE LA TIERRA HUECA, con muchos libros sobre el tema


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, te saludo desde Buenos Aires. Tambien soy un apasionado por dicho tema. Te invito a que visites mi blog, www.aghartha.blogspot.com y si podès conseguir el libro oasis de luz, que estoy seguro que te va a interesar mucho. Te mando un abrazo fraterno y me gustarìa entablar un contacto contigo para debatir sobre el tema. Te paso mi e-mail: garciaosvaldo@telecentro.com.ar
Un saludo desde Argentina.-
Osvaldo Garcia

Anónimo dijo...

Estás muy confundido sobre que es Agharta y qué es Shambala (Chang Shambalá) comparándolas es como decir El Cielo y El Infierno. Te invito a que te documentes más en el tema y no mal informes a tus lectores. Que por eso luego le rezan al demiurgo y condenan sus espiritus a seguir en el infierno.
Lucas