jueves, julio 03, 2008

A 100 AÑOS DEL IMPACTO: Tunguska


Andrés Eloy Martínez Rojas / El Universal / Miércoles 02 de julio de 2008

Transcurrían las primeras horas del 30 de junio de 1908 en una región apartada de Siberia llamada Tunguska, cuando sin previo aviso una luz cegadora acompañada de una violenta explosión llevaron una destrucción sin precedentes a esta zona boscosa.

La explosión que produjo el evento de Tunguska ha sido la explosión natural más fuerte en la historia reciente de la Tierra y que ahora se sabe fue causada por un pequeño asteroide sobre el Río Tunguska en Siberia, Rusia.

Detonando con una potencia estimada en mil veces la de la bomba atómica lanzada sobre Hiroshima, el evento de Tunguska tumbó árboles en un radio de 40 kilómetros e hizo temblar el suelo como si de un tremendo terremoto se tratara.

Los testigos del evento quedaron atónitos. Fotografías tomadas por una expedición rusa a Tunguska unos 20 años después del evento, encontraron los árboles tumbados en el suelo como si fueran palillos. El tamaño del meteoro se estima entre 60 y 100 metros de diámetro.

Algunas pruebas recientes sugieren que el cercano lago Cheko podría incluso haberse creado por el impacto. Debido a lo alejado e inaccesible de la zona de impacto, el estudio del suceso de Tunguska fue tardío y confuso. El gobierno zarista no lo consideró prioritario (algunas fuentes indican que tenían mucho interés en hacerlo pasar por una "advertencia divina" contra la agitación revolucionaria en curso), y no sería hasta 1921, ya durante el gobierno de Lenin, cuando la Academia Soviética de Ciencias envió una expedición a la zona dirigida por el minerólogo Leonid Kulik.

El clima permitió que la alteración de las huellas del impacto fuera muy poca. Hallaría un área de devastación de 50 kilómetros de diámetro, pero ningún indicio de cráter, lo que le resultó sorprendente, sobre todo tomando en cuenta las crónicas en muchas partes de Europa que daban cuenta de una explosión muy poderosa.

El bólido, probablemente rocoso detonó en el aire. La explosión fue detectada por numerosas estaciones sismológicas y hasta por una estación barométrica (presión) en el Reino Unido debido a las fluctuaciones en la presión atmosférica que produjo. Incendió y derribó árboles en un área de dos mil 150 kilómetros cuadrados, rompiendo ventanas y haciendo caer a la gente al suelo a 400 kilómetros de distancia.

Durante varios días, las noches eran tan brillantes en partes de Rusia y Europa que se podía leer sin luz artificial. La energía liberada se ha establecido, mediante el estudio del área de aniquilación, en aproximadamente 10 o 15 megatones.

Bola de fuego

Si hubiese explotado sobre una zona habitada, habría producido una mortandad de enormes dimensiones. Según testimonios de la población Tungus, la etnia local nómada de origen mongol dedicado al pastoreo de renos que lo vio caer, "brillaba como el Sol".

Informes del distrito de Kansk a 600 kilómetros del impacto, describieron sucesos tales como barqueros precipitados al agua y caballos derribados por la onda de choque, mientras las casas temblaban y en los estantes los objetos de loza se rompían.

El conductor del ferrocarril Transiberiano detuvo su tren temiendo un descarrilamiento, al notar que vibraban tanto los vagones como los rieles.

Una expedición italiana que viajó a la zona en 1999, ha anunciado el año pasado que ha encontrado un cráter (el lago Cheko) asociado al suceso. Se trataría de un cráter de unos 50 metros de profundidad y 450 de diámetro localizado a 5 kilómetros del epicentro de la explosión. Los científicos afirman que han estudiado anomalías gravitatorias y muestras del fondo del lago que revelan este origen.

Además, no hay testimonios ni mapas que avalen la existencia de este lago con anterioridad a 1928. Creen que se trataría en un fragmento menor del cuerpo impactante (cometa o asteroide) y que chocó a velocidad reducida. No obstante los resultados de esta expedición no son definitivos, puesto que habría que obtener muestras más profundas.

Advertencias celestes

El evento Tunguska es la principal colisión de un pequeños asteroide con la Tierra registrada en los últimos cien años, pero no es la único; El evento del Mediterráneo Oriental fue una explosión aérea de alta potencia ocurrida sobre el mar Mediterráneo, el día 6 de junio de 2002.

La detonación, similar a la de una pequeña bomba atómica, ha sido atribuida a un objeto celeste no detectado durante su aproximación a la Tierra. El objeto se desintegró y sus fragmentos no han sido recuperados.

Al no alcanzar la superficie y ocurrir sobre el mar, no se produjo cráter.Al igual que ocurre en la teoría generalmente aceptada del objeto de Tunguska, el bólido, de unos 10 metros de diámetro, detonó en el aire debido a los poderosos desequilibrios térmicos producidos por la entrada en la atmósfera terrestre. La explosión fue detectada por numerosas estaciones sismológicas.

La energía liberada se ha establecido, mediante medición por ultrasonidos, en aproximadamente 26 kilotones (el doble que Hiroshima, más o menos como Nagasaki, como una pequeña bomba nuclear moderna). Si hubiese explotado sobre zona habitada, las consecuencias habrían sido catastróficas.

El evento de Vitim o acontecimiento de Bodaybo, fue una explosión de medio kilotón ocurrida en torno a las 22 horas (hora local) del 25 de septiembre de 2002 en la taiga próxima al río Vitim, cerca de la ciudad de Bodaibo, en Siberia. A diferencia del cercano evento de Tunguska, en esta zona se han hallado importantes cantidades de radiación residual en forma de tritio e isótopos radiactivos de cobalto y cesio.

Un avión de transporte Antonov An-2 que volaba en el área se estrelló por causas desconocidas. También se observaron auroras boreales y enfermedades asociadas a la radiación.
El Evento de Cando o Suceso de Cando se refiere a una supuesta explosión ocurrida en la aldea gallega de Cando España, la mañana del de 18 de enero de 1994. Los testigos aseguran haber observado una bola de fuego surcando el cielo durante más de un minuto.Dado lo apartado y agreste de la zona, inicialmente no se localizó el lugar del impacto.

¿Otro Tunguska?

Los astrónomos han calculado que un evento como el de Tunguska tiene lugar cada 100 años, con lo que las posibilidades de que otro impacto similar al de esta región de Rusia tenga lugar, se incrementan cada día. Con un intervalo medio de cien años, se produce la caída de asteroides de roca o hierro mayores de 50 metros de diámetro, lo que puede producir catástrofes locales y tsunamis.

En la actualidad la NASA mantiene una vigilancia sobre los llamados asteroides potencialmente peligroso para la Tierra, con su programa "Sentry" (Centinela), el programa supervisa y determina la peligrosidad de los cuerpos que podrían chocar contra la Tierra.

El "Sentry" depende del Laboratorio de Propulsión Jet de la NASA y contiene información referida a mas de 100 asteroides potencialmente peligrosos, sin que hasta el momento se halla detectado alguno en ruta de colisión con la Tierra, sin embargo el problema con los asteroides como el que exploto sobre Tunguska es que estos objetos se mueven tan lentamente que, cuando son descubiertos, es prácticamente imposible determinar su trayectoria exacta y, por lo tanto, sus posibles órbitas son infinitas, y la Tierra, un blanco factible. Por lo que los astrónomos saben que solo es cuestión de tiempo para que otro evento Tunguska se produzca en algún punto de nuestro planeta.

10 comentarios:

elcuervolopez dijo...

Fue un cometa, no un asteroide. Y adhiero en tal sentido con la teoría esbozada y bien argumentada de Carl Sagan.

Marina dijo...

Cometa o asteroide, el artículo es excelente.

elcuervolopez dijo...

Sobre el artículo no me expido. No quiero ser METERETE. Aunque por su calidad de amigo, el autor sabe que lo estimo.
Marina, Creo que no le das importancia a la duda o mérito especulativo científico.

Anónimo dijo...

Parece que el cuervo esta vez utilizo internet para informarse ademas de para ver pornografia pedofila.
Grande cuervo!

elcuervolopez dijo...

Ahhh, parece que el gay tragasable adicto al semen homosexual que anda mosqueando es el mismo salame del box... además de gay, homosexual, sos violador de niñas recién nacidas... gozás mucho?

elcuervolopez dijo...

Pero me quedé pensando y te lo agradezco... qué al pedo estás en la vida y encima anónimo, sos menos que una poca cosa... jajajajajajajaja... probá dejar un comentario en mi Blog, dale... ahí tenés buena vidriera... jajaja

Anónimo dijo...

Mirá, que lo mio era elogio. Sos grande Cuervo, creelo, no necesitás descargar con los demás tu frustración. Te proyectás como nadie. Alguien que va por la vida queriendo darse un tiro y no lo hace... termina por lavarle el horto a los demás.
Levantáte y hacenos el favor, que con los critales de tu vidriera tendras para cortarte las venas.

Gabriel dijo...

Ya niños ya!... no usen mi blog como ring por favor...¿que no ven que me hacen llorar?

Anónimo dijo...

ja! pero que escena más tierna de amor tragasable. Gabriel defendiendo a su amigo. Dejálo, que el que está al pedo en la vida es él. Cuervo, sos una masa cuarentona, total e indefinida. Andás con tu "me mato o no me mato..." con tal de tener un poquito de atención. Cerrá las piernas, que el caño que te tirá la vida es tan evidente, que das lástima.
Querés que entre a tu blog cuervito? fácil, dejá tus clásicos y subí unas minas, asi lográs que más te visiten (me incluyo) para que no te sientas tan solo.

elcuervolopez dijo...

Este tal anónimo, obviamente debe tener serios conflictos mentales. Su vida gira en torno a su envidia y resentimiento. No tiene identidad, es un cobarde que no da su nombre. Poca cosa. Agredir sin dar la cara. Jajaja... Además, estás muy solo. Y no te metas con Gabriel Benítez. Masa cuarentona, gay, ¿qué más? ¿Y vos? Das pena...
¿De qué manicomio te habrás escapado?
Pero estás muyyyy solo y lo peor para tu ego.
Nadie te lee.