miércoles, diciembre 13, 2006

INFLUENCIAS NATURALES: Natural City

Hace ya mucho tiempo, tuve la suerte de que el primer relato que escribí, me lo publicara Federico Schaffler en su famosa antología de MÁS ALLÁ DE LO IMAGINADO 3. Federico fue mi primer editor y fue gracias a él que, para bien o para mal, me he animado a seguir escribiendo.

El relato en cuestión era SIN DIFERENCIA, una historia de amor imposible (Nota: Me he dado cuenta que de casi sin excepción, la mayor parte de los escritores del fantástico contamos con una de estas historias en nuestros inicios, lo cual me da a entender que es una especie “etapa adolescente” en nuestro proceso de maduración de temas) en un futuro post-apocalíptico, resultante de una guerra entre humanos y maquinas, donde los humanos logran la victoria. La historia se centra en un chico y una chica, el primero humano y la segunda una (voy a decirlo sin tapujos) Replicante, o sea, una maquina con forma perfectamente humana que han forjado una relación un escalón más arriba de la amistad.

Está demás decir que en ese futuro esta prohibida la relación afectiva entre humanos y maquinas; y que es la misma Computadora Central la que cuida que esta prohibición se lleve a cabo, ya que su misión – ahora que se encuentra reprogramada – es hacer que la escasa población humana que sobrevivió a las guerras, se pueda multiplicar. Después de una persecución donde los policías replicantes cercan a la pareja, estos logran exterminar a la chica y “recuperar” al muchacho con su concebido final, que a estas alturas del partido, ya me parece algo exageradamente dramático.

A final de cuentas, nos damos cuenta que los humanos, de una forma u otra, continuamos siendo esclavos de la tecnología en aras de vivir mejor, reproducirnos o lo que ustedes quieran y manden…

Dicen que las ideas flotan y más cuando estas se encuentran fuertemente influenciadas por obras famosas y NATURAL CITY la película coreana de ciencia ficción dirigida y escrita por Byung-chun Min parece ser uno de esos casos.

La historia en cuestión es una de esas historias de amor imposible en un futuro post-apocalíptico, resultante de una guerra entre humanos y maquinas, donde los humanos logran la victoria. La historia se centra en un chico y una chica, el primero humano y la segunda una (voy a decirlo sin tapujos) ciborg, o sea, una maquina con forma perfectamente humana; que sostienen una relación sentimental que desde el principio averiguamos no llevará a nada, ya que las relaciones afectivas entre humanos y maquinas están, si no prohibidas, si lo bastante reguladas. El problema no es simple, ya que ella tiene una fecha de terminación establecida que pronto expirará. Él por su lado, es parte de un escuadrón de elite encargado de exterminar a ciborgs rebeldes y aunque su posición le da ciertas ventajas, no le da la posibilidad de extender la vida de la mujer que ama. Por tal razón, se ha convertido en una especie de proveedor para el mercado negro de chips ciborgs, los cuales obtienen ilegalmente de las victimas de sus raids de ataque.

La oportunidad de extender la vida de su amada llega entonces de manos de una especie de Dr. Loco, especializado en cibernética, que le sugiere un método para lograr que la chica pueda sobrevivir a su fecha de terminación. Por supuesto, el método no solo es poco ético sino peligrosamente ilegal.

NATURAL CITY tiene montones de puntos de contacto con BLADE RUNNER y tal como dice la crítica en la portada del DVD, es una especie de versión moderna de este. Muchas de las escenas son obvios homenajes a la película referida: los restaurantes callejeros, la nave flotante que pregona una nueva vida en un planeta exterior, las fechas de terminación, los automóviles aéreos y demás parafernalia. Sin embargo, visualmente esta mucho más influenciada por GHOST IN THE SHELL de Mamoru Oshi: La arquitectura de la ciudad, los edificios y los interiores parecen arrancados de esta animación, y los mismos ciborgs parecen calcados de las “muñecas” del director japonés.

Aún así, y con la presencia siempre constante de sentir que estamos ante un hibrido de estos dos famosos trabajos, NATURAL CITY merece la pena verse. Las actuaciones son buenas, la dirección esta bien llevada y como espectáculo visual, es muy atractivo, aunque claro, es un hecho que no marcará un hito en la cinematografía mundial de la ciencia ficción.

¡Ah! Y ya que estamos con eso de que las ideas flotan, un punto más de comparación de esta película con el relato de su servidor ( con los concebidos puntos de comparación que podamos obtener entre ellas, pues…) es el nombre de la protagonista:

En SIN DIFERENCIA el nombre de ella es Lya.

En NATURAL CITY el de la ciborg es Ria.

Los orientales lo pronuncian igual.

Bueno, siempre es agradable saber que cuentas con un alma gemela en algún lado del planeta y más cuando esta es capaz de hacer mucho mejor las cosas de lo que podría hacerlas uno, eso si…

1 comentario:

Deckard dijo...

¡Caray! Has mencionado Blade Runner y Ghost In The Shell. ¡Una obra con ecos temáticos y visuales de estos dos referentes promete mucho!

¡Qué ganas me has dado de verla!