viernes, septiembre 26, 2008

HORROR DE PELUCHE: LOVECRAFTIANA de David Monroy

Comenzare siendo muy sincero: Siento que adquirir Lovecraftiana, el libro de David Monroy Gómez, es algo así como adquirir un pedazo de un blog. Un blog muy interesante, eso sí, pero blog a final de cuentas.

Ahora diré algo que me hará ver mamón y pretencioso: La verdad, Lovecraftiana no tuvo mucho que ofrecerme más allá de la alegría de saber, que como uno, hay gente que comparte tus gustos e inclusive, y a veces, hasta tus puntos de vista. Tal vez se deba a que entre Monroy y yo solo medía un año, y tal vez hasta menos, de edad. Eso nos hace coparticipes de una época y un momento que en lo particular yo disfruté muchísimo.

Lovecraftiana es una selección de ensayitos de David Monroy Gómez sobre algunos aspectos del fantástico y en especial, del género de horror. Monroy Gómez, dice su mini biografía en una de las pestañas del libro (por cierto, una edición muy bonita, delgada y bien diseñada) es licenciado en lengua y literatura hispánicas por parte de la UNAM y ha sido colaborador en suplementos culturales de periódicos y revistas. El tomo, además cuenta con unos muy buenos dibujos de Gustavo Abascal.

El librito, delgado y corto, pero sumamente interesante para muchos neófitos o curiosos del tema divide su selección de artículos en tres partes que iremos mencionando a continuación

I Signos de los últimos tiempos
1. Pequeña meditación sobre el mal.- una especie de artículos con comentarios y reflexiones diversas sobre también diversas situaciones centradas especialmente en asesinos en serie.

2. Requiem por Fangoria en español.- un breve articulito recordando la primera edición española de Fangoria (que por cierto, la tengo toda), que aún reuniendo altos estándares de calidad y a un crítico del nivel de Albert Solé, se fue a la goma por el escaso interés de su mercado. Monroy no menciona en este artículo también a su malograda compañera, que si mal no recuerdo, duro menos: Starficción, la versión en español de Starlog

3. Seven noticias de la oscuridad urbana.- es un interesante análisis sobre la película de Favid Fincher (y que por cierto, nunca me gustó, pero ahora que leí lo de Monroy pienso que vale la pena de nuevo).

4. Maestros del Horror: un pequeño review de las 13 primeras películas de la serie producida por Mick Garris y que reúne a los mejores directores y exponentes literarios del género del horror en un grupo de películas muy interesantes.

5. Black Metal, la música del apocalipsis.- la verdad está ni la leí porque nunca me han interesado los grupitos de satanistas de fin de semana, estridentes y melodramáticos. Eso sí, el artículo tiene su buena extensión.

6. Reflexión sobre una muestra de horrores: Es un artículo sobre la exposición de instrumentos de tortura y pena capital que van de la edad media hasta el siglo XIX, que se presentó en algún lugar de México D.F.
II. La Palabra Oscura

1. La palabra oscura.- un breve comentario y recomendación sobre los libros de horror que vale la pena leer después de la desaparición (hace ya años) de las colecciones de SuperTerror de la editorial Roca (Martinez Roca, en España). La colección que yo más añoro es la colección “amarillita” de Roca, enfocado a la novela fantástica, con una buena selección de Alejo Cuervo, que gracias a dios, nos educó a sus lectores con cierta literatura que se equilibraba entre lo comercial y lo original, y no como los pobres lectores de ahora, inundados de ñoñeces inaguantables como Harry Potter o Eragón. Lástima. Ya no los hacen como antes.

2. Las pesadillas de Stephen King.- una crítica breve, pero muy interesante sobre la obra de King. En lo particular, aunque tengo mucho de lo de King, y tal como se opina alguien en el artículo, si hay algo que es totalmente cierto es que King es cualquier cosa, menos original.

3. El primer Clive Barker.- Otro blogazo de extensión mínima pero esta vez sobre Clive Barker y su obra. No ofrece nada realmente.

4. Horror, sociedad y deshumanización en tres cuentos de Douglas E. Winter.- el título lo dice todo, y vaya, es uno de los más disfrutables de los artículos de este tomo y con una buena extensión. Tres relatos unidos por una crítica despiadada hacia la deshumanización de la sociedad moderna. O a lo mejor, a una monstruosa “humanización” ya que nadie considera que lo humano, sea o pueda ser, realmente monstruoso.
III. Lovecraftiana

1. Lovecraftiana.- Una colección de comentarios y reflexiones blogueritas sobre los temas relacionados con Lovecraft y su obra. Trabajo bastante interesante que en su conjunto es aproximadamente un tercio del libro.

2. Epilogo: Un Plush Cthulhu en cada hogar: dizque cuento que tiene la función real de mostrarnos que el autor del libro es un ñoñazo de los primordiales y todo aquello que apeste a horror cósmico. Resulta mucho más inquietante cuando te das cuenta que entre tus propias cosas, también hay un Cthulhu de peluche.

En fin Lovecraftiana vale la pena para los lectores más recientes (de los noventas para acá) que estén buscando información sobre que leer, que descubrir y que disfrutar.

LOVECRAFTIANA
David Monroy Gómez,
Ed. Stonehenge books, Segunda Edition, México, 2008
Tip cultural: Yo lo conseguí en la Gandhi.

2 comentarios:

David dijo...

Hola, Gabriel. Escribe el autor del libro, es decir, David M.G. Muchas gracias por haberlo leído, que es la meta, y gracias también por tus comentarios. En efecto, los textos parecen entradas de blog, pero fueron escritas mucho antes de la aparición de estas herramientas... De verdad, es muy significativo para mí que alguien como tú, que conoce del asunto, haya hecho una reseña del librito... Ya me conseguiré Fluyan mis lágrimas. Gracias y espero que sigamos en contacto.

David

animaleja dijo...

Pues no puedo hacer apreciaciones tan finas... pero tengo 25 y leí el libro recientemente. Debo decir que aprendí un montón de la cultura del horror, me llené de referentes, como bien dices y abrió una puerta a mi mirada literaria, cinematográfica y rockanrolera... por otra parte ¿qué tienen de malo los blogs? ¿Debo creerte menos porque escribes uno? Es verdad que la discusión acerca de los blogs es amplia, pero no me parece justo minimizar su función ni literaria, ni social.
Saludos